lunes, 18 de julio de 2011

Seguimos con los entrenamientos

Ayer fué uno de esos días sorpresa.
como viene siendo habitual siempre en Julio, cargo mucho de horas y kilómetros de cara siempre a nuestra meta de Chamo en Agosto, pero ayer fué un poco especial.
Mi intención era como siempre desde la Hoya de la Mora a 2.550 m subir dos veces el Veleta y bajarlo, con lo cual hubiera hecho aproximadamente 30 kms y unos 1.800 m de D+,
Pero cuando estaba allí y me acercaba al Refugio de la Carihuela antes del último arreón hacia el Veleta, me encontré con Carlos (que nos conocimos en la I Snut), y me dijo que venía del Mulhacén, y ahí cambiaron mis planes.
¿Porqué, no iba yo hoy a poder hacer ese recorrido?
Ciertamente había condicionantes para no hacerlo: salí muy tarde, no llevaba suficiente comida, no llevaba crampones para pasar el nevero de la Carihuela, etc. etc. Solo había una razón a favor: Deseaba hacerlo.
Y como muchas veces se vive y disfruta mucho más de deseos que de razones, allí que bajé me encaré hacia el Refugio, saludé a dos guiris que parecía como si se acabaran de levantar, y cogí el nevero abajo, con más precaución que nunca, pues realmente un resbalón, eran 30-35 m de caída por nieve. Eso sí, siempre están abajo las piedras para pararte, que no iba a llegar a la Laguna a nadar en el agua fresquita.
Llegado a la pista, ya todo era coser y cantar.
Buen piso, pista despejada y con mucha gente, sobre todo de vuelta. Subí por la Loma de la Caldera, no sin miedo pues hace 15 días en la Circular de Sierra Nevada, nos encontramos un nevero serio, pero ayer y tan solo 15 días después ni rastro del mismo. Nada de nada, increíble.
Llegado al refugio de La Caldera, ya solo quedaba un escollo: perdón "el escollo", subir a la Mulha.


Pues nada, bastones en mano, paso firme y para arriba: 35 minutos de nada, medio litro de agua, y las piernas como columnas dóricas.
Cuando llegué arriba me comí lo que llevaba, que era una barrita, de no sé que fin de semana atrás, y un gel caducado de hacía un mes, pero supo a gloria.


Tiro "pabajo rápido, y me dirijo rapidamente hacia las chorreras del Veleta, pues voy muy cortito de agua. LLegado allí, que no tardo más de 40 minutos, me lavo, baño, referesco, bebo, vamos todo lo que se puede hacer sobre las 4 de la tarde, en un mes de julio, en una chorrera de agua cristalina, fresca y de sierra.
Vuelvo a subir el nevero del refugio, que está mejor para subir que para bajar, y me dirijo en la línea más recta posible hacia la Hoya de la Mora.
Salé una ruta de 30 kms. aproximadamente con 2..104 m de D+ y unas 5:45 m.de ruta en total.
Está claro por los datos de mi GPS que no lo han arreglado bien, paso la ruta, que aunque no tiene mucho interés ya que el camino todo el mundo lo conoce, es por ser descriptivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada